No cumplir las expectativas sociales nos genera mucha ansiedad

Es muy común que al llegar a cierta edad, empecemos a cuestionarnos si hemos hecho “algo” con nuestras vidas. Y si no cumplimos las expectativas nos llenamos de ansiedad e inseguridad.

Esto aumenta con cada año que pasa y no logramos cumplir con los requisitos que nos exige la sociedad para ser personas productivas y exitosas.

Pero, ¿será que vale la pena sufrir por esto? Si me preguntas a mí, la respuesta es NO.

¿Influye la edad?

Generalmente esta crisis empieza después de los 30, de hecho siempre se habla de la crisis de los 30 años. Pero no necesariamente a todas nos pasa igual. Depende mucho de la madurez de cada una y de cómo veamos la vida. Lo que he notado es que ahora empieza desde mucho antes. En estos tiempos muchas mujeres de 24 y 25 años están pasando por esto.

Esto tiene mucho que ver con la época que atravesamos. Todo va mucho más rápido y cada vez se nos exige más. Es casi un pecado no tener una carrera a los 24, y mucho peor si decides tener una familia antes de terminar tus estudios, tener casa y carro.

Se nos ve mal si no tenemos toda nuestra vida planeada con puntos y comas. Y se nos trata de fracasadas si no entramos a la universidad en el tiempo estipulado, pero por otro lado están siempre presionando si a los 30 no tenemos hijos y esposo.

Todo esto supone un gran estrés y ansiedad. De repente estamos sumergidas en una crisis, sintiendo que fracasamos, deprimidas y totalmente bloqueadas.

Resulta que estos “logros” son impuestos por la sociedad y atienden a la necesidad de la gente de vivir la vida de los demás y no ocuparse de la suya propia.

Cómo superar la crisis

Es cierto que una carrera es una gran herramienta para generar ingresos, pero eso no te convierte en una persona diferente de la que eres sin esa carrera. Tu no eres abogada, tu estudiaste leyes, no eres contadora, estudiaste contabilidad. En cambio, eres tus valores, tu buena voluntad hacia otros, eres una buena persona, un ser de luz.

Lo primero que debes de hacer es dejar de pensar que los estudios te van a “hacer alguien en la vida”, tu YA eres alguien, eres alguien desde que naciste. Tienes un propósito, y te aseguro que no tiene nada que ver con un título.

Cada una tiene su tiempo para todo, y las cosas no llegan hasta que tienen que llegar, y probablemente no han llegado porque estás bloqueando todo con esa frustración. Conforme dejes de preocuparte por esto, todo irá fluyendo y se irá acomodando de la manera correcta para tu vida.

Conoce tu interior

Tienes que interiorizar y conectar con tu ser interior, con tu verdadera esencia. Adentro tienes todas las respuestas. Silencia todo el ruido de afuera, todos los juicios y exigencias. Deja de poner atención a las opiniones de los demás, y conecta con lo que quieres ser y hacer con tu vida. Eso que te apasiona y te hace feliz, sin importar que cumpla los estándares.

Si quieres tener una profesión, estudia porque eso es lo que te va a hacer feliz y porque tienes la vocación en tu interior. No estudies solo por tener un buen trabajo y dinero, seguramente sí lograrás vivir bien económicamente, pero nunca alcanzarás la verdadera felicidad.

En cambio busca especializarte en eso que te gusta hacer, lee y estudia lo que realmente te llene. Si lo que quieres es emprender con tu talento, no tengas miedo. Cuando uno es valiente la ayuda viene.

Sé que a veces parece muy difícil, pero solo tienes que esforzarte un poco, y desaprender todo lo que te han enseñado desde que naciste. Somos casi una programación. La publicidad, los prejuicios, paradigmas y lo establecido por la sociedad, es lo que crecemos viendo, y tomamos como normal y como modelo a seguir.

Tienes que desprogramar tu cerebro y cambiarte el chip. Este será el comienzo de grandes cosas.

Agradece por las señales

Muchas veces no tenemos ni idea de cómo empezar, o no entendemos nuestro interior. Pero si decides hacer este cambio, verás como todo se irá aclarando en tu mente y tu corazón. Agradece desde ya porque vendrán las señales que te irán guiando y agradece porque tendrás la sabiduría para entenderlas. Agradece por las oportunidades que vas a tener y porque sabrás aprovecharlas.

Como te dije más arriba cuando uno es valiente la ayuda viene. Y es que te sorprenderá ver todas las puertas que se irán abriendo una vez que te lances al agua. Es como poner en marcha un engranaje, y de repente todo empieza a calzar, empiezan a aparecer piezas del rompecabezas que antes no veías, y si confías en tu intuición verás todo claramente.

Y lo más importante de todo es que CREAS, tu mente tiene el poder de crear y atraer todo lo que desees. Sueña y cree. Puedes leer más sobre creer y crear aquí.

¿Ya me sigues en Instagram? ¡Sígueme! @bienestarparalavidacr


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *