¿Debemos aceptar la obesidad?

Estamos cursando una época, en la que afortunadamente se están cayendo todos los estereotipos, y cada vez hay más tolerancia y aceptación hacia la diversidad y elección de vida de cualquiera.

Por supuesto que debemos respetar la forma en la que cada persona ha decidido vivir. Sin embargo, tenemos que tener mucho cuidado de no cruzar la delgada línea entre aceptar y romantizar la gordura. Ultimamamente escucho y leo frases como: “soy gorda y qué”, “me encanta ser gordita, tengo más amor para dar” o “la suerte de la fea, la linda la desea, así que me quedo gorda”.

El problema es grave, y es que no se trata de vanidad, se trata de salud.

La obesidad, incluso el sobrepeso moderado, le impone un estrés excesivo a la espalda, piernas y órganos internos. Lo que con el tiempo exacerba muchos transtornos físicos.

Causas…

Las causas más frecuentes del sobrepeso son la dieta, los hábitos alimenticios inadecuados y la falta de ejercicio. Otros factores pueden ser transtornos glandulares, diabetes, hipoglicemia, tensión emocional y el simple gusto por la comida.

Quiero hacer una pausa para subrayar que la obesidad no es siempre descuido. Existen muchos transtornos que impiden perder peso, aunque exista una alimentación y hábitos saludables. Sin embargo, no es la mayoría.

Cuando digo que no debemos romantizar la gordura me refiero a que si no padeces alguna enfermedad, o tienes una condición especial que te haga subir de peso, debes cambiar tus hábitos YA (a menos, claro está, que no quieras tener calidad de vida).

Riesgos del sobrepreso

Prepárate, porque la lista es larga.

  • Diabetes Melitus
  • Resistencia a la insulina
  • Hipertensión
  • Cálculos biliares
  • Apnea del sueño
  • Cáncer de riñón
  • Artritis
  • Fibromialgia
  • Enfermedad cardíaca
  • Dolores de espalda
  • Complicaciones quirúrgicas
  • Enfermedad vascular periférica
  • Síndrome de ovarios poliquísticos
  • Derrame cerebral
  • Cáncer de colon
  • Depresión
  • Transtornos hormonales (especialmente hormonas sexuales)
  • Infertilidad
  • Aislamiento social.

Después de leer la lista, ¿entiendes mi punto?

Aceptación

La aceptación es el proceso en el cuál dejamos de pelear con nuestras inseguridades, y aprendemos a amarnos y respetarnos. Dime, si amas y respetas con todo tu ser a alguien ¿le harías daño?

Pongamos las cosas en perspectiva, piensa en la persona que más amas ¿le darías deliberadamente pequeñas dosis de veneno en cada comida del día? Bueno, básicamente es lo que te haces a ti misma.

Amarte y respetarte no signfica verte al espejo y aceptar tu gordura, significa comprometerte a cuidar tu cuerpo, tu mente y tu espíritu. Y te sorprenderá saber que todo se logra a través de la alimentación.

Ya me desperté ¿qué hago?

Si ya te echaste el balde de agua fría, caíste en la realidad y deseas hacer un cambio, te voy a dar algunos consejos, según lo que viví.

El primer cambio, es eliminar por completo el azúcar, SÍ ¡NO TE ASUSTES! Por supuesto que debes empezar paulatinamente, y me refiero al azúcar refinada (la que no es necesaria para ningún proceso biológico). Frescos, panes, harinas blancas, jugos, salsas preparadas… y un largo etcétera. Casi todo, todo lo que viene preparado contiene una forma de azúcar.

Te recomiendo, rebajar una cucharada al café, o al té o a cualquier bebida que endulces, de a poco. Te aseguro que una vez que te acostumbres no vas a soportar una bebida endulzada.

Si no eres de comer muchos vegetales o ensalada, también comienza agregando pequeñas cantidades, cada vez tu cuerpo te irá pidiendo más.

Agua, mucha, mucha, mucha agua. Mínimo 8 vasos al día, dependiendo de tu peso, vas a necesitar más de estos 8 vasos. El agua desintoxica y ayuda a movilizar las grasas. También te va a dar más claridad mental y bienestar general.

Ejercicio, también de a poco. Lo ideal es empezar simplemente estirando, parece mentira, pero si haces correctamente los ejercicios de estiramientos y los enfocas en todo el cuerpo, solo haciendo esto sentirás gran diferencia. Te ayuda a crear flexibilidad y te fortalece.

Ayuda extra

También existen muchos suplementos naturales que te pueden ayudar, yo debo confesarte que utilicé algunos. Existe gran polémica sobre este tema, pero en base a mi experiencia te puedo decir que si funcionan. Claro que debes tener mucho cuidado y asesorarte muy bien, ya que existen en el mercado millones de marcas y versiones, y está de más decir que no todas son de buena calidad.

L-Carnitina

Entre los que utilicé está la L- Carnitina que es un aminoácido, que produce nuestro cuerpo, pero que por la mala alimentación deja de producir en las cantidades necesarias. Su tarea es transportar la grasa a la célula para que esta la utilice como combustible. Cuando no tenemos suficiente carnitina en nuestro cuerpo esta cadena se rompe y la grasa se acumula. Existen muchísmos suplementos de L-Carnitina. Lo que te recomiendo, si vas a utilizarla es que busques marcas reconocidas, y te alejes en gran medida de las macrobióticas. No quiero generalizar, pero la mayoría de los suplementos que se venden en estas no tienen un debido proceso y sus componentes no son puros, lo ideal es buscar tiendas especializadas en suplementación (ojo que puede haber las que sí sean de buena calidad)

CLA

También he probado el CLA (ácido linoléico conjugado) es un ácido graso, tipo omega 3 vegetal, que aumenta la hormona adinopectina, que de nuevo el cuerpo deja de producir por la mala alimentación. Esta hormona se encarga de desprender la grasa del tejido y movilizarla para ser utilizada. Este suplemento, tiene además un sin fin de beneficios, lubrica la piel, la vista y las articulaciones, disminuye el colesterol y los triglicéridos, proteje contra enfermedades cardíacas, etc. Como con la carnitina te recomiendo buscar marcas reconocidas.

En otro post te hablaré con mucha claridad de la gran variedad de suplemetos que existen, y cómo saber reconocer los de buena calidad.

Aquí quiero hacer otra pausa, para aclarar que no soy Nutricionista, ni pretendo medicarte. Te hablo de la forma en la que yo logré bajar el peso de 3 embarazos y muy malos hábitos. Espero que más allá de aconsejarte, pueda inspirarte a hacer un cambio, y dar el primer paso a una vida llena de satisfacción.

De nuevo ACEPTACIÓN

Bien, hay varias cosas que debemos aclarar, para que no quepan malas interpretaciones.

La primera es que aceptación, es amarnos y respetarnos. En base a esto podemos desglosar y unir todo lo demás.

  • Si te amas y te respetas vas a cuidar todo lo que le das a tu cuerpo, eres lo que comes, literalmente.
  • Si te amas y te respetas, vas a hacer el cambio por tí y no por cómo te vean los demás.
  • Si te amas y te respetas, vas a aceptar cada inperfección y vas a trabajar en ella desde el amor.
  • Si te amas y te respetas, sabes que este camino no tiene retorno y que requiere de un gran compromiso de tu parte.
ERES LO QUE COMES

No se trata de medidas, o estándares de belleza. No debes querer alcanzar la perfección que exige la sociedad, debes buscar alcanzar TU perfección. Tu peso y tu estado ideal. Nunca hagas nada por complacer a otros.

Categorías: Salud Física

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *