Procrastinar significa postergar o evitar tareas importantes. Ir dejando para después lo que debemos hacer y en cambio dedicarnos al ocio y al entretenimiento.

Resulta que muchas veces tenemos ideas y proyectos, pero vamos alargando el momento de actuar. Netflix nos seduce o simplemente nos sentamos a ver nuestro Facebook o Instagram. Se van pasando los días y no logramos ser productivas.

Nos damos cuenta de que deberíamos estar trabajando pero hay una fuerza externa, una sensación de pesadez, una especie de presencia que no nos permite avanzar.

Una parada necesaria

La vida es como un viaje en tren, y como todo viaje tiene sus paradas. Cuando concientizamos nuestros pensamientos y conectamos con nuestro interior, podemos identificar en qué momento la procrastinación es necesaria.

Cuando vamos de paseo y llevamos muchas horas de manejar, necesitamos parar para estirar las piernas, ir al baño o simplemente para distraer un poco la mente de la carretera.

Lo mismo pasa en nuestra vida, hay momentos en los que debemos hacer una parada para descansar y organizar las ideas. La mayoría del tiempo no nos damos cuenta de esto, pero inconcientemente lo hacemos. El problema de no hacerlo concientemente es que nos frustramos al ver que no estamos haciendo nada y perdemos el tiempo.

El arte de procrastinar

Cada vez que sientas que estás procrastinando y que no hay forma de avanzar en tus tareas o sacar adelante tus proyectos, detente a analizar por qué estás en esa situación. Una vez que identifiques la razón, será mucho más fácil salir.

Lo más importante es que no te frustres, y entiendas este momento como algo necesario para tu vida, lo mismo que cuando haces una parada para ir al baño, y lo vuelvas a tu favor. Y es que puedes ser productiva aún procrastinando, pero necesitas estar conciente de esto.

Creer es crear y es muy importante que estés en un constante trabajo mental. Debes aprovechar cada instante para intencionar tus pensamientos hacia lo que deseas crear para tu vida. Todas tus ideas y proyectos que hasta ahora están en el mundo de lo abstracto, esas que ves como en una nebulosa sin ton ni son, pueden hacerse realidad si trabajas mentalmente en ellas. Y estos momentos de ocio y postergación son los mejores para crear.

Súbete de nuevo al tren

En conclusión, a mi parecer, la procastinación es necesaria para sanar esa parte interna que no te deja materializar tus sueños, pero no puedes quedarte ahí, debes emprender de nuevo el viaje, y para eso necesitas creer, creer y creer. Creer en ti, en tus ideas y tener la seguridad de que puedes lograr lo que te propongas.

Utiliza este tiempo de ocio para inspirarte, Pinterest es una fuente casi inagotable de inspiración e información, cuando te sorprendas viendo tu Facebook, ciérralo y busca ideas relacionadas a lo que quieres crear, busca información y empápate del tema. Poco a poco irás sintiendo todo más tangible.

También te aconsejo que compres una libreta o cuaderno en el que te apuntes cada pensamiento sobre tu proyecto, descarta todos los que sean negativos, haz una lista de todo lo necesario para llevar a cabo tu idea y escribe cada tanto frases como: ¡Sí puedo! ¡Lo voy lograr! ¡Lo estoy haciendo bien! Cuando te des cuenta tendrás una especie de maqueta.

Usa un planificador mensual o semanal (si estás empezando te recomiendo el semanal) y ponte pequeñas tareas de forma realista que puedas cumplir.

Por ejemplo, si quieres vender mermeladas artesanales, en base a la lista que hiciste, planeas el lunes buscar los envases de vidrio y encontrar el mejor precio. El martes buscar un distribuidor o almacen de alimentos al por mayor en el que el azúcar te pueda salir más barato. El miércoles buscar las frutas de temporada y los mejores lugares para adquirilos. El jueves, armar la maqueta que hay dentro de tu libreta (esto te puede tomar más días). La libreta te va a funcionar como un “brain storm” (lluvia de ideas). De ahí podrás sacar tu logo, tu slogan, colores de marca, etc.

ESCRIBE TODAS TUS IDEAS

Lo más importante es que no pares de crear y de atraer, erradica todos los pensamientos negativos hacia ti y hacia los demás. Cree en ti con todas tus fuerzas y verás tus sueños convertirse en realidad.


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *