En estas épocas de pandemia, lo normal es tener miedo. Miedo a enfermarse, miedo a perder el trabajo, miedo a que nuestros negocios quiebren, etc.

Ciertamente estamos bajo una situación desconocida, que vino a poner al mundo de cabeza.

Pero bajo ninguna circunstancia debes permitir que el miedo te paralice.

No especules sobre el futuro

Siempre que entramos en estado de pánico y le damos rienda suelta a nuestras preocupaciones, es en base a especulaciones sobre lo que va a pasar.

Si te fijas el miedo siempre es hacia algo que no ha ocurrido. Así que lo más importante que debes hacer es no pensar en el futuro y enfocarte en el presente.

Recuerda que tu realidad es el reflejo de tus pensamientos, si estás constantemente pensando en todo lo malo que puede ocurrir, esto termina ocurriendo.

Miedo por Covid-19

Confieso que este es un miedo difícil de erradicar ya que nos enfrenta con la muerte, la nuestra o la de algún familiar.

Salir al supermercado o a trabajar de repente se convirtió en un riesgo inminente. Sentimos impotencia y frustración al ver que no podemos hacer nada en contra de este virus.

A esto se suma el no poder abrazar, ni estar cerca de nuestros seres queridos. La tristeza, el miedo y la desesperación pueden llegar a ser muy grandes si no sabemos canalizar esta situación de la mejor manera

Y sí, el virus está, debemos tomar todas las medidas preventivas y no exponernos. Pero parte de este cuidado que debemos tener es mantener nuestras vibraciones altas.

Vibraciones Altas

Todo lo anterior es cierto, pero la manera de protegernos de este pequeño nuevo habitante, es con las vibraciones altas.

Todos los virus tienen una baja vibración porque lo que no pueden sobrevivir a altas frecuencias.

Debemos dejar de pensar en lo que probablemente vendrá, y empezar a creer que todo a nuestro alrededor está y estará bien.

Las vibraciones suben o bajan según nuestros sentimientos y pensamientos, el miedo, dolor, enojo, resentimiento, irritación, orgullo, ira, abandono, superioridad, son sentimientos de muy baja frecuencia y bajan nuestras vibraciones.

En cambio el amor, la bondad, generosidad, gratitud, compasión, solidaridad, empatía, esperanza, son sentimientos de alta frecuencia, por lo que elevan nuestras vibraciones.

También debes asegurarte de alimentarte sanamente.

Cambia tus pensamientos

Sé que creerás que es difícil. Pues NO, tienes el poder absoluto sobre tu mente y tus pensamientos, y manejarlos está en tus manos.

Como dijimos sentir la incertidumbre de lo que va a pasar, cuando esto “acabe”, pensar en cómo sobreviviremos a las crisis económicas que esto pueda generar, es normal, pero en nosotros está si le damos nuestra energía a estos pensamientos o si los cambiamos por otros más positivos.

Lo primero que debes hacer es tomar conciencia de todos tus pensamientos, casi el 90% pasa desapercibido por nuestro consciente, así que lo que debes hacer es concientizar toda la información que almacenas, todos los pensamientos que tienes durante el día, para así darte cuenta de cuáles son los que están jugando en tu contra.

Solo TU tienes la llave de tu mente, solo tu puedes permitir que un pensamiento cobre vida, o se quede ahí sin haberse formulado del todo.

Todos los sentimientos de baja frecuencia tienen su origen en un pensamiento.

Si pensaste en lo que puede pasar, si recordaste a un ser querido que ya no está, si piensas en la ofensa que te dijo fulana, en la traición de fulano. Todos estos pensamientos desencadenan un sentimiento. Y es aquí dónde puedes parar el círculo que se genera.

Si piensas en tu amor, en el amor que le tienes a tu familia, si piensas en lo agradecida que estás por respirar, se generarán sentimientos de felicidad, calma, gratitud.

Así que no le des cabida a los malos pemsamientos.

Evoluciona

Este virus, espiritualmente hablando, marca un cambio de era. Necesitábamos una pausa en el camino para replantearnos lo verdaderamente importante.

Ha venido a fomentar la paciencia ya que hay grandes filas para entrar a un supermercado o farmacia, en un mundo en el que estábamos acostumbrados a ser los primeros, a correr, a tener todo a la mano, sin esperar.

Nos ha hecho revalorar la importancia de la familia, del tiempo en casa. Seguramente has tenido que cocinar mucho más de lo que estabas acostumbrada.

También hay quienes han tenido que pasar solos la cuarentena, y probablemente para ellos sea más difícil, pero es momento de conocerse, de interiorizar y aprovechar esta soledad impuesta para conectar con el ser interior.

Hay muchas personas que están en crisis, que han perdido sus trabajos y sus negocios, y esto es muy lamentable. Pero debemos ser resilentes y reinventar una nueva forma de sobrevivir.

Aprender a movernos en esta nueva era, evolucionar y pasar al siguiente nivel.

Tus pensamientos crean tu realidad.


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *