¡No cuentes tus proyectos! Quizá hayas escuchado muchas veces que no debes contar tus ideas o proyectos, y probablemente no entiendes muy bien la razón de este consejo.

O puede ser que ahora lo entiendas a fuerza de malas experiencias, después de confiar y contarlo todo.

¿Por qué mis ideas nunca prosperan?

¿Te ha pasado que se te ocurre una gran idea, la armas completamente en tu cabeza, pero no te das cuenta de cómo se diluye y no logras concretarla? Posiblemente sea un plan absolutamente factible, tengas todas las fuerzas para desarrollarlo. Pero de repente se esfuma en el aire y te quedas frustrada y culpándote por no hacer las cosas bien.

Pueden haber varias razones de por qué te sucede esto. Pero si atas cabos y lo analizas, verás que casi siempre ha sido después de que divulgaras tus pensamientos.

Otra de las razones, y que muchas veces van de la mano, es la falta de confianza en ti misma. Puedes leer más sobre esto en mi artículo creer es crear.

Cuando cuentas las cosas, abres una puerta por la que sale y entra energía. Cuando se dice que las palabras son muy poderosas, es porque realmente lo son.

Todo lo que hablas va directamente al universo. Es una vibración que tiene repercución en tu entorno inmediato. De ahí que debes cuidar todo lo que sale de tu boca, y eliminar cualquier frase negativa.

¿A nadie?

Todos tenemos una persona de máxima confianza, esa que sabemos que jamás nos deseará mal, y que siempre nos alentará a hacer las cosas. Si estás segura de que es sincera, está bien que lo comentes con ella o él. Si de verdad te quiere va a crear contigo ese sueño y pondrá sus vibraciones en tu proyecto para que funcione.

Es muy importante que esta persona sea de mente abierta y no tenga prejuicios. Si es así, entonces por más amor que te tenga, va a dañar tu idea.

Más arriba mencioné que contar las cosas es como abrir una puerta. Tienes que saber que si se lo dices a esta persona, está persona tendrá el poder de influir en esa energía. Y si por alguna razón desaprueba tu plan, esa energía va a entrar directo por esa puerta.

No necesariamente sea que te desee mal, simplemente puede ser que no crea que sea posible. O que sienta por alguna creencia propia que no es correcto.

¿Qué pasa si cuento mis proyectos?

Muchas veces contamos las cosas por no herir a las personas que amamos. Pero esto supone un gran riesgo para nuestro desarrollo personal.

Pueden haber varias situaciones:

  • Esa persona te ama, y nunca desaría que fracases en nada. Pero por sus valores, creencias o prejuicios, considere que tu idea esté mal.
  • No crea que sea realizable tu proyecto, por sus propios miedos y pensamientos limitantes.
  • Te de muchos consejos y quiera cambiar tus ideas, lo que terminará confundiéndote y alejándote del norte.
  • Puedes por error confiar en una persona que, probablemente te ame, pero que a la vez tenga envidia. Y sin querer o queriendo va a dañarte con su vibración negativa.
  • Puede ser que te ame, pero por tus errores del pasado no confíe en tu capacidad para llevar a cabo tus proyectos.

Cómo vez, en cualquier caso, es muy riesgoso contar lo que estás deseando.

Trabaja en silencio

Lo ideal es que trabajes en tus cosas en silencio, y que se vayan contando solas.

Si tienes esa persona especial, y necesitas consejos o ayuda, puedes hablar con ella. Tampoco se trata de ser super poderosa. Está claro que todos necesitamos apoyo. Pero analiza muy bien antes de hacerlo.

Elije a una persona, y ve diciéndolo de a poco conforme te sientas segura. Nunca se lo cuentes a mucha gente a la vez.

Y si tienes a tu lado a alguien que sin juzgarte te apoya en todo y crea junto a tí, agradece.

CREER ES CREAR

Lo más importante de todo es que TU creas en ti, creas en tus capacidades. Si crees que puedes lograrlo, lo vas a lograr.

¿Ya me sigues en Instagram? ¡Sígueme! @bienestarparalavidacr


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *