15 Kilos menos

Un día, cansada de sentir celos de cualquier chica linda y de odiarme cada vez que me veía al espejo, decidí que no podía seguir así. No fue fácil, varias veces fracasé en las dietas, y en el ejercicio. Hasta que entendí, que no solo tenía que cambiar mis hábitos alimenticios, si no que antes que todo, tenía que cambiar mis hábitos mentales. Tenía que hacer un cambio de chip, si no cuidaba de mí misma, nadie lo iba a hacer por mí.